El domingo, 4 de junio de 2017

DOMINGO DE PENTECOSTÉS

(Hechos 2:1-11; I Corintios 12:3-7.12-13; Juan 20:19-23)

La mexicana dijo que le da gracias a Dios por su tío.  Explicó que cuando era chica, su tío le arregló el pasaporte para ir a los Estados Unidos.  Vino acá y se quedó.  Ya ella puede pedir documentos sin enfrentar la pena por haber entrado ilegalmente.  Su caso se difiere de muchos inmigrantes que no tienen la posibilidad actual de arreglar sus situaciones.  Están esperando un cambio favorable en la ley,  pero viven preocupados. Pues evidentemente el nuevo presidente quiere complacer a aquellos que se oponen a los indocumentados.

No debería ser difícil entender las quejas de los americanos con la inmigración ilegal.  El pueblo estadunidense se ha orgullecido por tener un gobierno de leyes, no de personajes. Por eso, cuando los indocumentados desafían las leyes migratorias, ellos sienten la base de la sociedad temblando.  Además creen que una causa de los aumentos en sus costos médicos es que pagan por los inmigrantes.  También hay los vicios sociales – alcoholismo, pleitos, y embarazos fuera del matrimonio – que siempre afligen a los pobres, sean inmigrantes o naturales.  No importa que se pueda demostrar que los indocumentados han beneficiado al país, mucha gente está alterada.

Hay preocupaciones que los inmigrantes y los naturales compartir.  Entre docenas de cosas que disturban su paz hay ésta. Se preguntan qué va a pasar con la familia en una sociedad que permite el matrimonia gay.  Están amenazados por los reportes de bombardeos terroristas.  No saben cómo sus hijos y nietos que dejan la escuela vayan a ganar una vida digna. 

Queremos saber lo que podemos hacer con todas estas preocupaciones.  Somos como los discípulos de Jesús en el evangelio hoy.  Ellos tienen no sólo la preocupación sino el miedo.  A lo mejor les preguntan a uno y otro: ¿Volveremos a Galilea?  ¿Por qué querrán los judíos aprehendernos; qué crimen hemos hecho?  ¿Conocemos a un abogado que podría defendernos si nos traen a la corte?

Sí, es sólo natural preguntarnos qué podríamos hacer para mejorar nuestra situación.  Sin embargo, no querríamos olvidar a pedir la ayuda del Señor.  Los Hechos de los Apóstoles dice que los discípulos se dedican a la oración después de la Ascensión de Jesús.  Resulta en una emanación del Espíritu Santo tan abundante que los doce no puedan contenerse.  En la primera lectura hoy los discípulos salen para proclamar la gloria de Jesús a cualquiera persona que los escuche. 

A veces cuando siento amenazado, pienso en  diferentes modos para defenderme.  Me imagino echando insultos o aun golpeando al otro si se me atreve a atacar. Estas fantasías me roban el sueño y me ponen aún más alterado.  Un camino más sano sería pedir la ayuda del Espíritu Santo.  Poco a poco estoy aprendiendo que la realidad casi nunca es tan grave como la imagino.  Me estoy dando cuenta que Dios tiene mil modos para resolver mi dificultad por el bien de todos los involucrados.  En tiempo Él va a indicarme lo que debería hacer.  Por lo pronto sólo tengo que confiar en su amor.


Hoy celebramos la venida del Espíritu Santo a nosotros.  Por cierto siempre ha estado en nuestro lado moviéndonos a un mejor amor para los demás.  Ahora reconocemos su presencia por decirle: “Perdóname  por haber olvidado de ti.  Gracias por tu acompañamiento. Quiero confiar más en Ti”.

1 comentario:

Apolo Smith dijo...

¡CÓMO ME ENVEJECÉ CON LA AYUDA DE LAS HIERBAS !!!
Nunca pensé que serían un milagro en el Internet hasta que entré
Contacto con el sacerdote Dr Baz finalmente lo hice con la ayuda de su
El poder espiritual que fue recomendado por una dama en el centro del bebé le ayuda
Antes, nunca creer que era real hasta que lo confirme ahora porque tengo
He intentado tantas cosas para asegurarse de que quedo embarazada, pero no hay suerte, inmediatamente i
contáctalo. Él hizo algunas oraciones espirituales y me envió una medicina herbal
Que tomé, me quedé embarazada tres semanas después, y ahora tengo un hijo para
espectáculo. Muchas gracias sacerdote y recomiendo Dr Baz para todo el mundo fuera
Allí que está dispuesta a tener un hijo de su propia por ahí. Contactarlo para
Ayuda también es real y potente, lo he confirmado, en contacto con él en el correo electrónico:
Número de WhatsApp +2348066141253
DRBAZSPELLHOME@GMAIL.COM